Pasión bucólica
(Vídeo "Humor dulce hogar")


Ficha de la versión 
Obra Pasión bucólica
Versión

Vídeo "Humor dulce hogar"
Espectáculo

Humor dulce hogar
Fecha Sábado, 12 de abril de 1986
Duración 00:10:00

(Aparece Carlos Núñez, limpiando con un plumero todo lo que va encontrando. Comienza a hablar como una viejita octogenaria)

Carlos Núñez Cortés: ¡Cuánto polvo, cuánto polvo! Una se mata limpiando y no luce… dieciocho años que tengo todas las ventanas cerradas y sigue entrando polvo, sigue entrando polvo… y para colmo ya está por llegar Rosarito, que se fija en todo. (Se oyen golpes) Esa debe ser Rosarito. ¡Ya va! Adelante, querida, adelante…

(Aparece Jorge Maronna, andando y hablando también como una viejita. Los dos se funden en un abrazo hablando al unísono)

Jorge Maronna: ¡Hola, Clarita! ¿Cómo está?
Carlos Núñez Cortés: ¿Cómo le va, querida? ¡Pero que bien que se la ve, déjeme que la mire porque…
Jorge Maronna: ¿Cómo está? ¡Qué divina, se cambió el peinado, qué bonito! ¡Ay, ese collar de perlas cultivadas es una belleza…
Carlos Núñez Cortés: …pero que linda que está, querida, que bonita… qué lindos los zapatitos que tiene, querida… se ha dejado la barba, querida…
Jorge Maronna: …y le traje unas colaciones.
Carlos Núñez Cortés: Querida, no se hubiera molestado, querida.
Jorge Maronna: ¡Ay, cambió los muebles de lugar!
Carlos Núñez Cortés: Ah, sí. ¿Cómo se dio cuenta?
Jorge Maronna: Y… acá, donde está el piano había otra cosa…
Carlos Núñez Cortés: ¡Ay, tiene razón! Ahí estaba el pobre difunto Arnolfo.
Jorge Maronna: Ah, claro, sí, sí, sí.
Carlos Núñez Cortés: Y sí, lo saqué. Una no puede vivir aferrada a los recuerdos.
Jorge Maronna: Hace muy bien, Clarita, hay que seguir viviendo.
Carlos Núñez Cortés: Sí, querida. Todos los veranos lo vuelvo a poner en la bóveda, je, je. Allí está más fresquito.
Jorge Maronna: Claro, seguro, sí, sí.
Carlos Núñez Cortés: ¿Se acuerda cómo le gustaba la música?
Jorge Maronna: Sí…
Carlos Núñez Cortés: ¿Cómo la escuchaba?
Jorge Maronna: Sí, quietito…
Carlos Núñez Cortés: ¿Qué le parece si tocamos alguna canción, eh?
Jorge Maronna: Ay, sí, claro, a ver cuál tiene para hoy, Clarita.
Carlos Núñez Cortés: A ver esta, divina, esta es divina… A ver esta, ¿la sabe?
Jorge Maronna: A ver, esta… sí.
Carlos Núñez Cortés: Ah, qué suerte, que la sabe…
Jorge Maronna: No la sé.

Carlos Núñez Cortés: ¿Cómo, no dijo "esta sí"?
Jorge Maronna: ¡No, no, no, no! Estaba leyendo el título: “Esta-sí de amor”. No la sé. ¿Y ésta otra? “Pasión Bu-co-lí-ca”.
Carlos Núñez Cortés: Sí, esa es divina, pero está mal acentuada.
Jorge Maronna: Ah, “Pásion Bucolíca”.
Carlos Núñez Cortés: Eso, sí. Mejor toquemos esa, sí. Un, dos, un, dos…

En estos bellos jardines sopla una brisa de vida
Quiero olvidar para siempre las ilusiones perdidas…

Jorge Maronna: ¡Ay, hablando de perdidas! ¿Sabe que se casó la Betty?
Carlos Núñez Cortés: ¿La Betty?
Jorge Maronna: Sí…
Carlos Núñez Cortés: ¡Ay, pobre!
Jorge Maronna: ¿Pobre? Pobre el marido… Ah, y le cuento que se casó de blanco.
Carlos Núñez Cortés: ¡Hay que ser descarada!
Jorge Maronna: ¡Ah, no, no! El marido se casó de blanco…

El canto de los pajarillos inflamando nuestros pechos
Pío, pío, pío, pí-pío, pío, pío, pío, pí-pío,
Crisantemos y malvones, musgos, líquenes y helechos…

Carlos Núñez Cortés: Helechos… El-lecho… nunca me voy a olvidar lo que me dijo el Arnolfo en el lecho de muerte.
Jorge Maronna: Ay, ¿qué le dijo?
Carlos Núñez Cortés: “Vieja, traéme un sandwiche de mortadela…”
Jorge Maronna: ¿Y cómo, estando tan mal?
Carlos Núñez Cortés: No, si estaba perfectamente…
Jorge Maronna: ¿No dijo “lecho de muerte”?
Carlos Núñez Cortés: Ah, sí, murió en ese lecho… pero muchos años después…
Jorge Maronna: ¡Ah!
Carlos Núñez Cortés: Lo que pasa es que el Arnolfo, a nuestra cama matrimonial le llamaba “El Lecho de Muerte”.
Jorge Maronna: Ah, por eso… ¿Y por qué?
Carlos Núñez Cortés: Porque decía que era la muerte de sus ilusiones.

Los querubines beatos que por nosotros velaban…

Jorge Maronna: ¡Ay, velar, ay! Me olvidé de ponerle la vela a San Pantaleón, y es para la salud…
Carlos Núñez Cortés: Rosarito, Rosarito, en lugar de tantos santos, usted debería tener un médico, querida.
Jorge Maronna: Ah, no. ¿Para qué, si con los santos me arreglo? Estoy sanísima…
Carlos Núñez Cortés: ¿Seguro?
Jorge Maronna: Seguro. Lo único… el juanete, pero eso me lo arregla el pedícuro. Hace cuarenta y siete años que voy donde el mismo pedícuro.
Carlos Núñez Cortés: Aunque sea debería tener un ginecólogo.
Jorge Maronna: Todavía no necesito…
Carlos Núñez Cortés: Al menos debería hacerse un papanicolau.
Jorge Maronna: ¿Es algo del Vaticano?
Carlos Núñez Cortés: Pero no, Rosarito, el papanicolau es para enfermedades de señoras.
Jorge Maronna: Ah, entonces será “mamanicolau”.

Se oye el canto del arroyo en la orilla humedecida
Glu, glu, glu, glu, glu, glu, Glu, glu, glu, glu, glu, glu…
Confesaste tu pasión, me ofreciste nueva vida…

Carlos Núñez Cortés: Nueva vida, nueva vida… “Año nuevo, vida nueva”, siempre lo decía el difunto.
Jorge Maronna: Ay, qué alegre…
Carlos Núñez Cortés: Sí, era muy alegre. Me acuerdo casu


url: http://www.lesluthiers.org
e-mail: webmaster@lesluthiers.org